Entrevista a Riot Propaganda

2
Tras el reciente y esperado lanzamiento de ‘United Artists Of Revolution’ Expresión Directa se puso en contacto con Chifly (guitarrista de Habeas Corpus) y Nega (Los Chikos del Maíz) para saber más acerca de este necesario proyecto conjunto llamado Riot Propaganda y su contexto.

riotpropaganda-promo

A juzgar por las reacciones en las redes sociales, parece que la acogida del disco está siendo más que positiva. ¿Cómo se percibe desde dentro?

Nega: La verdad es que no sabría decirte, hemos disfrutado mucho dándole forma al proyecto, a ver ahora cómo funciona la recepción por parte del público que también es muy importante. Hay mucho hipócrita por ahí que dice que hace lo que quiere y se la suda la recepción y el público, pues si le suda la recepción que no lo publique no y se quede haciendo ensayos en el local no?

Chifly: A mi me ha parecido particularmente excepcional el recibimiento de este proyecto. Pensaba que iban a sumarse los receptores de ambas bandas, que si bien es cierto coincidimos en gran parte del público. Pero lejos de ello lo que ha hecho es multiplicarse. No sabría exactamente a que achacarlo, pero supongo que será la suma de diversos factores. En lo musical, que haya gente que le guste la tralla y no el hip-hop y viceversa, puede que le haya parecido atractiva esta propuesta de suma. Por otro lado a los que les gusta la tralla con hip-hop, pero que ninguno de los dos grupos les acabase de convencer por separado y Riot sí que lo haga plenamente. Y en cuanto al contenido, que el unificar conceptos en torno a la izquierda dejando de lado lo que nos separa, refuerza esa unión y consigue grandes resultados porque hace que muchos se sientan identificados con lo que se transmite.

¿Se podría decir que uno de los puntos fuertes de este proyecto (más allá de lo estrictamente musical) es que ofrece un mensaje reivindicativo que, pese a ser asequible y directo, no renuncia a la profundidad?

Nega: Creo que se puede ser reivindicativo y profundo a la vez pero la cuestión importante es entretener y transmitir.

Chifly: Creo que ninguno de los dos grupos por separado deja de tener esa profundidad en el mensaje en ningún momento, pese a lo reivindicativo y político de los textos. Para serlo pienso que no hay por qué caer en el panfletarismo chabacano. Indudablemente el proyecto en su conjunto no tendría por qué perder esa cualidad que comentas

¿Qué os ha aportado a cada uno esta colaboración? Si tuvierais que definir con una palabra al otro grupo, ¿cuál sería?

Chifly: A mi experiencia y satisfacción en todos los aspectos. Lo he dicho en más de una ocasión y reitero mi admiración hacia Los Chikos del Maíz como grupo de rap en castellano con contenido inteligente a la vez que ácido e irónico. Es una escena en la que, a mi parecer, se salvan honrosas excepciones, ya que hay una gran parte de bandas de este estilo cargadas de banalidad, todo esto siendo los textos el pilar fundamental sobre el que se asienta. Me resultaría imposible definirlos con una palabra.

Nega: Profesionalidad y eficacia. Estamos aprendiendo mucho de ellos como músicos, pero músicos de verdad. La fuerza que tiene una banda en directo es indescriptible.


Nega, tal vez una de las pocas críticas que ha recibido el disco es el escaso protagonismo de Miguel. Si bien las letras de ambas bandas tienen un enfoque claramente de izquierda y más allá de que los cimientos de ambos discursos pueden ser similares, hay matices diferenciales entre las letras de Miguel y las vuestras. ¿Habría sido demasiado complejo o difícil fundir ambos discursos?

No lo creo. Miguel tiene menos protagonismo porque así se decidió desde un principio: la idea era el show de Habeas y luego nosotros rapeando con los músicos de Habeas y al final Miguel ha aparecido en todos los temas y creo que sin su aportación el proyecto hubiera sido distinto. De hecho para más adelante y con más tiempo seguro que su participación aumenta y fundimos ambos discursos más si cabe.

En las letras del disco hay infinidad de frases lapidarias, concisas y efectivas. ¿Con cuáles os quedarías cada uno?

Nega: Me gusta mucho la estrofa de Toni que dice que quieres volver a la burbuja de 2005 y tener una tele de plasma y un turismo. Es toda una declaración de intenciones. Es la diferencia entre estar contra la crisis y estar contra el capitalismo. Es la diferencia entre reforma y revolución.

Chifly: Hay muchísimas con las que me quedo. Voy a citar dos, para resumirlo: “Nos han prohibido soñar, nos han atado a la butaca, pero el que siembra miseria recoge bombas lapa…” y “… que noten en sus carnes que está llegando el día en el que el pueblo retome la soberanía”.

¿La mayoría de la sociedad ha adquirido realmente convicciones sociales o muchas reacciones son egoístas  y se deben principalmente a que ese espejismo de comodidad al que hacéis referencia en una de las canciones se tambalea?

Nega: Hay de todo, gente que ha tomado conciencia y de verdad aboga por algo más que volver a 2005 y gente que lo único que quiere es ganar 1.200 euros y tener una tele de plasma. Son tiempos muy confusos y a la vez muy interesantes. Hay que seguir plantando semillitas.

Chifly: Yo estoy un poco entre el escepticismo y la negatividad. Sin dejar de valorar lo positivo de propuestas como el 15M, 25S (por citar algunos ejemplos) yo mantengo mi duda de cuántos están ahí pensando en qué, por qué y para qué. Cuántos de los que ahí se concentran están pensando en un sistema socialista, cuántos en comunas con huertos en el campo, cuántos en volver a ganar X mil en sus respectivos trabajos o cuántos en una ‘revolución social’, y que a saber cómo se gestiona eso entre millones de personas. Ejemplos hay mil. Se ha llegado prácticamente a endiosar un personaje que parapetó en su bar unos cuantos manifestantes, y luego había que escuchar sus declaraciones, situadas entre la derecha rancia y lo liberal. O la chica en topless meditando, y a la semana portada en Interviu. O las propuestas en la acampada de Sol, algunas rozando el ridículo más ruborizante. No negaría que mucha gente haya adquirido cierta concienciación social a raíz de todo esto. De ahí a la gran mayoría va un paso muy grande. Lo que está claro es que por fin las protestas han dejado de ser un poco de los de siempre y es lo que hay que aprovechar para que haya un cambio, por pequeño que sea.

Nega, en una entrevista reciente con otro medio, Miguel comentaba que de alguna manera le dolía ver cómo desde algunas partes del Estado se relaciona a Madrid con la derecha, puesto que aquí también existe un amplio panorama contestatario. ¿Te sucede algo similar cuando desde fuera se tiende a pensar que la Comunidad Valenciana se reduce únicamente a la Gürtel, Rita Barberá, Fabra, Camps o José Luis Roberto?

Nega: Sí, durante mucho tiempo mucha gente ni se creía que éramos de Valencia, sencillamente no daban crédito. Pero al final pasa, ciudades gobernadas muchos años por la derecha generan un caldo de cultivo muy interesante. Valencia es mucho más que eso que nombras: es Obrint Pas, Arrap, la Primavera Valenciana, Benimaclet, el Terra, Ca Revolta, las nuevas okupas que han surgido, los disturbios en la huelga general… Hay una Valencia en la sombra que amenaza con subir a la superficie.

¿Hasta qué punto pensáis que las redes sociales son un termómetro fiable y representativo de lo que pasa en la calle?

Nega: Es complicado, a veces tendemos a exagerar lo que vemos en las redes sociales porque como dices, no se corresponde con la realidad. Hay mucho ciberactivista que no pisa la calle. Por otra parte son una válvula de escape al discurso oficial y un espacio de debate y discusión.

Chifly: Pienso que no hay que olvidar la virtualidad de estas herramientas y no perder el norte ni dejar de tener los pies en el suelo. Que es un reflejo porcentual de la opinión seguro que si. Que lo sea de lo que acontezca en ella lo será también pero en menor medida. Aún así mantengo lo dicho anteriormente, que este movimiento que hay en la red hay que aprovecharlo para que se pueda propiciar un cambio, aunque sea mínimo, que valga para dar paso a otro mayor.

Nega, sin duda alguna el hecho de llegar a mucha gente es positivo, pero…¿no te provoca cierto vértigo el hecho de que cada frase tuya sea analizada con lupa (y no sólo por la derecha, sino también por parte de la izquierda) o tomada al pie de la letra? Por citar el ejemplo más reciente, LCDM habéis recibido críticas incluso por algo tan sensato como pedir calma el día del Irreductibles para no caer en posibles provocaciones…

Nega: No importa cómo lo hagas, siempre va a salir alguien a criticarte. Es fácil identificarlos: normalmente ese alguien canta en un grupo que se come los mocos. Hicimos llamadas a la calma porque fue lo que nos pidió la gente de La Traba y porque obviamente no era lo más sensato que se produjeran disturbios en la puerta de La Traba con una orden de desalojo pendiendo de un hilo, hubiera sido arriesgarse a perder un espacio vital en Madrid que ofrece un montón de actividades a los chavales. ¿De la otra forma qué hubiéramos conseguido? Un montón de chavales con la cabeza abierta, detenidos, multados, titulares criminalizadores de prensa en plan “los amigos de Alfon son unos radicales antisistema ergo merecía estar en la cárcel” y el desalojo de un espacio alternativo y fundamental en Madrid. Y te aseguro una cosa: el capitalismo seguiría al día siguiente. Ojalá, pero la revolución te aseguro que no va a empezar en la puerta de un concierto. Pero como te digo hay gente que si no mete mierda no duerme tranquila. Hay mucho guerrillero de Twitter.

Chifly: La izquierda es un ente crítico en si mismo y hace que esa lupa se utilice constantemente. De hecho, lo que sale de cada expresión pública de ella (sea una canción, o una declaración.) a la derecha no le hace falta esa lupa, porque su estado natural es posicionarse en contra. Lo triste es que la izquierda, en vez de dejar la lupa aparcada y apoyar, ponerse de lado o hacerse eco para reforzar un objetivo común, la saca a relucir para generar división y enfrentamiento. Es algo constante en todos los ámbitos y es un hecho que hace que nos vaya como nos va. Si hay que hacer algún tipo de crítica, yo siempre abogaría porque ésta se hiciese de forma constructiva y en petit comité, no airear los reproches delante de todos, que no creo que conduzca a nada. Por otro lado creo que, como bien dices, la movilización necesita de todo (ética, estética y cerebro). Las machadas y ese ‘sacar pecho hoy por hoy está visto que no conduce a nada. En estos momentos, para huevos los suyos…No hay que achantar, eso está claro, pero apuntaría que, como dicen Los Chikos del Maíz, “la revolución necesita de estrategia, no de biceps”.

Estos días se ha hablado mucho de Beatriz Talegón. Que un discuso tan tibio o tímido como el suyo nos pueda parecer llamativo o ‘valiente’ es preocupante y peligroso, puesto que demuestra lo bajo que está el listón a la hora de conformarnos. ¿En qué puntos consideráis que los ciudadanos de izquierda deberíamos hacer autocrítica para salir reforzados de este momento tan delicado?

Nega: No me pareció un discurso valiente sino muy hipócrita. Es más, me huele a muy podrido, a estrategia mediática por parte del mismo PSOE para intentar salir del pozo de mierda en el que se encuentra metido. La tiparraca esta debería tener memoria. No son los coches oficiales o los hoteles de cinco estrellas: son los GAL, la reforma laboral, las ETT’s, la reforma de la Constitución, el rescate de la banca, el indulto a banqueros, la represión e infinidad de tropelías perpetradas por ese partido del régimen que todavía osa llamarse obrero y socialista. La autocrítica siempre es necesaria, claro, pero viniendo de ese nido de culebras que es el PSOE pues como que da risa.

Chifly: Creo que la autocrítica debería empezar por uno mismo, no por algo tan global como la izquierda. Mirarnos un poco más al espejo, quitarnos la viga del ojo o, en caso de no hacerlo, no señalarle al otro la paja que tiene en el suyo. Avanzar poco a poco y construir algo. Yo haría un simil con levantar una casa. Tengo la constante sensación de que, aún sin haber puesto ni siquiera los cimientos, estamos discutiendo sobre el color en que van a ir las paredes.

¿Es necesario asumir que el hecho de ser de izquierdas no es incompatible con aceptar algunas contradicciones o creéis que puede ser contraproducente? Es como si las personas de izquierda tuvieran que convertirse en una especie de superhombres sin derecho a la más mínima contradicción…

Nega: Un grupo de izquierdas comprometido políticamente siempre tiene la lupa encima, como te decía antes siempre hay gente esperando a que cometas el más mínimo fallo para saltarte a la yugular. Todo el mundo tiene contradicciones, desde unas Adidas a un móvil pasando por usar Twitter (propiedad de JP Morgan), pero el que no quiera contradicciones que se vaya a una puta cueva a ver si desde ahí puede ya no cambiar el mundo, sino incidir lo más mínimo. Es un debate que agota, por obvio.

Chifly: Se podría resumir fácilmente con una cita bíblica (conocida por todos, creo). “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Insisto, como con la respuesta anterior: para avanzar hay que empezar la autocrítica por uno mismo. El que piense que sus contradicciones tienen menos valor o significado que las del de al lado tiene un serio problema de ego.

De cara a las presentaciones en directo y teniendo en cuenta los antecedentes…¿creéis que en alguna ciudad tendréis problemas de censura?

Nega: Es otro debate que me agota. Esperemos que no. Y si pasa pues bueno… buscaremos soluciones.

Chifly: No lo sé. Espero que no haya problemas, y en caso de que los hubiese, habrá que ir solucionándolo sobre la marcha.

Por mi parte nada más. Si queréis añadir algo…

Nega: Gracias por la entrevista. Nos leemos en las redes y nos vemos en las calles.

Chifly: Muchas gracias a ti.

JOAQUÍN STRUMMER

 
Anuncios

Deudas del Viña Rock: entrevistamos a un representante de ‘Los Amanece Producciones’

8
Hace unas semanas, la agencia de contratación Los Amanece Producciones, hizo público un llamativo Comunicado en el que denunciaban las deudas que el festival Viña Rock (perteneciente al ayuntamiento de Villarobledo) seguía manteniendo con ellos y otras agencias/bandas. Expresión Directa ha podido hablar con un representante de la agencia.

Lendakaris Muertos (una de las bandas afectadas) durante el Viña Rock 2011

Hace unos días decidisteis hacer público un Comunicado en el que explicábais detalladamente la situación en la que os encontráis en relación a la polémica sobre los impagos del festival Viña Rock con agencias (entre ellas la vuestra) y bandas. ¿Podrías hacernos un resumen de cómo está la situación a día de hoy y vuestra versión de los hechos, para que la gente que no esté enterada sepa qué es lo que ha pasado? ¿Ha habido algún cambio significativo?.

No, no lo ha habido y nuestra versión de los hechos es la que se plasma en el comunicado. Eso es lo que había y eso es lo que hay a día de hoy, ya que nada ha cambiado. Ni el ayuntamiento ni nadie se ha puesto en contacto con nosotros para hablar del tema. Es decir, el Viña Rock nos sigue ignorando y sigue sin dar la cara  y sin buscar una solución de pago.

Una de las revelaciones más llamativas de vuestro Comunicado fue la que hacía referencia a la surrealista situación a la que os tuvisteis que enfrentar cuando os dieron una “alternativa”: pasar de ser acreedores a avalistas. Explicadnos eso…

Para nosotros fue algo muy marciano. Lo que nos proponían era un “factoring con recursos” sin explicarnos en qué consistía realmente. Les pedimos por escrito este convenio de pago y en ningún momento se nos envió. Tuvimos que llamar nosotros a la Caja y preguntar qué diablos era eso. A base de insistir e insistir (el director nunca se quiso poner al teléfono) les sacamos que en resumen se trataba de una especie de préstamo que nos concedían y que el ayuntamiento debía pagar de una vez al cabo de dos años y que si el ayuntamiento no pagaba ese dinero. ¡¡¡ Lo pagaríamos nosotros porque íbamos a figurar como avalistas !!! Es decir, a nosotros nos debe pasta el ayuntamiento; éste pide un préstamo, nos descuenta a nosotros los intereses del préstamo para que le salga gratis, pero no contentos con ello encima quieren que seamos sus avalistas y si a los dos años no pagan….lo pagamos nosotros. Es tan….tan…¡alucinante! Pero además esto es un resumen, os podemos contar que con la primera Caja de ahorros con la que se intentó esto no lo pudieron conseguir por rollos burocráticos; luego lo negociaron con otra pero nos dijeron que no se lo dijéramos a la primera. Es decir, avalistas y cómplices de los trapicheos del ayuntamiento. Si lo contamos todo con detalles esto se haría eterno…

¿Os habéis sentido apoyados  o decepcionados por la gente del gremio? Leyendo el Comunicado parece que hay cierta resignación, en el sentido de que habéis aceptado la falta de unidad…
¿Apoyados? En absoluto. ¿Decepcionados con el gremio? Tampoco. Siempre hemos viajado solos porque sabemos lo que hay. Nosotros siempre decimos que “trabajamos de mánagers” no que “somos mánagers”. Es un gremio con el que no nos sentimos identificados en casi nada. Nosotros llevamos muchos años en colectivos sociales donde priman otras cosas aparte del vil metal y eso no lo puedes dejar colgado con la txamarra en la entrada de la ofi, eso va contigo en cada decisión que tomas. Tampoco es que seamos una ONG, intentamos vivir de este curro lo mejor posible, como cada cual en el suyo. A día de hoy sólo una oficina quiso plasmar su firma en el Comunicado con nosotros y sólo una banda nos ha llamado para solidarizarse y para decirnos que si no queremos no tocan. Por supuesto les hemos dicho que toquen. Porque total, en el Viña Rock2012 hay grupos que no han cobrado en 2011 y hay oficinas que no han cobrado lo del 2011 y sus grupos estarán en 2012. Viendo esto, prefiero que se lleven la pasta quienes no estuvieron el año pasado.
¿A qué creéis que se puede deber esa falta de unidad?
En este gremio, como en casi todos, hay mucho miedo a perder un euro. Y para no perderlo nos olvidamos de todo. La cobardía a la hora de reivindicar tus derechos hoy en día no creo que sea algo exclusivo de los mánagers. La situación actual (la cosa esta de la “crisis”) nos empuja a subir el listón de la cantidad de mierda que estamos dispuestos a tragar para sobrevivir. Nosotros no es que seamos mucho más valientes que el resto de implicados,  simplemente hemos dicho basta y no tragamos más. Por lo que se ve otros siguen tragando y tragando. Pues nada… ¡On egin!

En el Comunicado también explicáis que, pese a que la empresa organizadora de este año es otra, en ella hay gente del año pasado implicada. ¿Tiene alguna responsabilidad legal la empresa actual?

Sí. Es que hasta que lo descubrimos, lo de “son otros, es otra oficina” era un argumento que se usaba y no es cierto…del todo. La empresa actual se creó en Noviembre de 2011 y son dos socios. Uno de ellos es de la empresa del año pasado. Pero tanto la empresa del 2011 como la del 2012 no tienen ninguna responsabilidad legal con nosotros. Sobre la responsabilidad moral se podría hablar largo y tendido…Lo que queremos dejar claro es que el festival Viña Rock es siempre el mismo y pertenece al ayuntamiento de Villarrobledo. Este luego le alquilara la gestión a la empresa que mas pasta le de. Pero el festival siempre es el mismo, sea 2011, 2012 o 2025,  a no ser que el ayuntamiento venda la “marca” por la que curiosamente peleó hace años en los tribunales. Vemos que la legalidad hay veces que sí le importa al ayuntamiento de Villarrobledo.

¿Consideráis que este tipo de problemas son aislados o es algo habitual en la escena estatal?

Impagos siempre hemos tenido. A nosotros nos deben pasta otros festivales, pero lo que marca la diferencia con estos es que no dan la cara, no hablan con nosotros, han intentado engañarnos y encima van a hacer otra edición del festival. Es la primera vez que un festival no paga a casi nadie y se sigue haciendo. Tod@s sabemos que esto de los conciertos no es una ciencia exacta, que un buen cartel no te asegura el “triunfo”. Por eso mismo las oficinas somos “bastante” tolerantes con los retrasos en los pagos, con las bajadas de los cachés pactados si va mal el festival, etc. Pero lo que no se puede permitir bajo ningún concepto es que no cobre el 99% (publicidad, personal, equipos, grupos, etc..) de un festival y éste haga otra edición. Es reírse (¡y de qué manera!) de nosotros.

Es evidente que la coyuntura (una innegable crisis económica) afecta, pero a mi personalmente (desde mi más profunda ignorancia en temas empresariales) me llama poderosamente la atención que un festival que ha tenido un éxito de dimensiones masivas (es innegable que para haber llegado a ese punto sus organizadores también han tenido aciertos) haya llegado a esta situación. ¿Creéis que toda la responsabilidad es de la crisis o también ha habido errores humanos que han desencadenado/propiciado esta situación?

Pues viendo el éxito de ese festival, que hasta hace pocos años vendía más de 50.000 entradas, es muy difícil de explicar tal agujero económico sin pensar que alguien del ayuntamiento o su “entorno” se ha llenado los bolsillos. La prueba de que se ganaba mucho dinero con este festival es que el ayuntamiento fue a juicio con una empresa de producción para quedarse con él. Si no fuera un gran negocio no creo que el ayuntamiento se molestase tanto por algo relacionado con el rock.

¿Qué pasos vais a tomar a partir de este momento?

En estos momentos hay una abogada mirándonos qué caminos y medidas podemos tomar. La denuncia por impago es fija, pero quizás se puedan tomar otras medidas judiciales (que por ahora no desvelaremos) contra el Viña Rock. Como decía el líder del partido que gobierna en el ayuntamiento de Villarrobledo…estamos trabajando en ello. No es ni agradable ni sencillo entrar en juicios contra uno de los festivales mas grandes del Estado, ni tampoco contra un ayuntamiento que está endeudado y que se debe a su pueblo, pero…¿cómo vamos a exigir  a colectivos o comisiones de fiestas populares que nos traten con respeto y cumplan los acuerdos, si dejamos que un ayuntamiento nos chulee?.

Por nuestra parte nada más. Si queréis añadir algo que se haya quedado en el tintero, tenéis libertad absoluta…

Pues poco más. Que aparte de la deuda, nos queda una profunda tristeza. No ya por el comportamiento de las oficinas. Son (somos) empresas y su (nuestro) objetivo es el que es. Tristeza por los músicos, que en definitiva son los jefes: si ellos dicen no, su mánager puede decir misa, que no tocan. Porque, que a estas alturas de la película leas que les hace ilusión tocar en el Viña, o que tocan porque a ellos el Viña no les debe dinero… es muy, muy, triste. Porque se lo escuchas a bandas con letras reivindicativas y mega-solidarias. Pero claro, es tan fácil solidarizarse con Grecia, Palestina, etc, y luego olvidarte de tu compañero músico…perdón, ¿he dicho “compañero músico”? Seremos ingenuos…

JOAQUÍN STRUMMER

Entrevista a Habeas Corpus

5
La pasada semana ED tuvo el enorme placer de entrevistar a M.A.R.S, vocalista de la banda madrileña  Habeas Corpus desde su fundación, allá por al año 1993.  Sin duda alguna no es casual el hecho de que estrenemos esta sección con él. Además de profundizar sobre su último trabajo O todo, o nada, también hablamos largo y tendido acerca de aspectos ajenos a lo estrictamente musical. Algo normal, por otra parte, tratándose de una banda que desde su gestación  viene demostrando taxativamente que su discurso musical es inherente a la actitud combativa.

M.A.R.S, segundo por la izquierda

O todo o nada ya lleva bastantes meses a la venta. Es innegable que en un primer momento no fue poca la gente que recibió las canciones (o trozos de ellas, para ser más exactos) con mucho rechazo. Si bien es imposible que siempre llueva a gusto de todos, conforme fue pasando el tiempo noté que el disco fue gustando mucho más, incluso calando en bastantes personas que inicialmente eran más reacias. ¿Desde dentro lo habéis percibido de esa manera?

Así es, nosotros hemos ido teniendo idéntica sensación a medida que el tiempo ha ido discurriendo desde la publicación de aquel disco. Sí es cierto que musicalmente suponía un cambio si no rotundo, sí lo suficientemente capaz de hacer que a más de uno le chirriasen los oídos. Sobre todo si tenía como medida nuestros dos discos anteriores, en las que la deriva era claramente más extrema. Nosotros fuímos, siempre lo hemos sido, conscientes de la permanente evolución que hemos padecido a lo largo de toda nuestra carrera. Precisamente quienes mejor nos conocen son más y mejor sabedores de que Habeas Corpus puede llegar a ser ciertamente imprevisibles casi de un disco a otro. Eso desubica a algunos ,pero otros lo agradecen; y en todo caso para nosotros es una necesidad vital, una seña de identidad y por tanto parte de nuestra manera de concebir la música en general y este grupo en particular.

¿No crees que a veces se sobrevalora la ‘potestad’ del fan? ¿No es contradictorio que en este mundillo se nos llene la boca abogando por la música que sale de dentro y que, sin embargo, de forma directa o indirecta se le exija al músico que pida permiso a la hora de matizar su discurso musical?

No, no lo creo. Nosotros como grupo que somos y cuyo trabajo tiene una exposición pública porque así lo hemos elgido de forma voluntaria, tenemos que ser conscientes de que ya sólo por ese hecho estamos expuestos y dispuestos a la crítica. Sería ridículo estar aquí solo con el propósito de cosechar parabienes y recopilar buenas opiniones. Nosotros precisamente que hemos hecho de la crítica una de nuestra herramientas líricas no podemos caer en ese error. La opinión de los seguidores es necesaria, imprescindible diría yo, siendo un verdadero ejercicio de libertad. Las escuchamos, las leemos, las valoramos y claro que las tenemos en consideración. Dicho lo cual éstas aunque sí influyentes, no pueden aspirar a ser del todo determinantes. Nuestra hoja de ruta obviamente se ve salpicada por las reacciones que nuestras decisiones suscitan entre la gente, pero nos creemos con la suficiente personalidad como para elaborar nuestro camino a seguir en cada momento desde un criterio propio.

Este disco ha sido etiquetado hasta la saciedad como el disco blando o melódico de HC. Sin entrar en que hay temas musicalmente muy cañeros, me parece un error que puede llevar a engaños, puesto que se trata de un trabajo que, en su conjunto (portada, título, lírica), es de los más implacables y afilados de vuestra discografía. Creo que ese contraste ha sido utilizado de forma inteligente, logrando que sea un disco equilibrado. ¿Habéis salido reforzados al tener que enfrentaros al reto de afrontar un cambio de enfoque musical sin haber perdido ni un ápice la esencia inicial de la banda? ¿Es un arma de doble filo tener una personalidad musical tan abierta?

Afortunadamente las opiniones son libres, con independencia de que unas puedan ser, según mi criterio, más afortunadas que otras. Rechazo de plano esa opinión que tiende a simplificar este trabajo como vanal e insustancial, y lo hago tanto en el terreno musical como en aquel que tiene que ver con lo que se cuenta y se dice a través de sus canciones. Es cierto que buscábamos un sonido más abierto, acercarnos a terrenos menos ásperos con la incorporación de algunos guiños más melódicos que en veces anteriores, pero sin renunciar a la que considero que ha sido, es y debe seguir siendo la esencia de este grupo: la implicación y el compromiso social. Basta una mirada atenta a las letras para darse cuenta de que ese rasgo identitario permanece y en ocasiones lo hace con una veracidad y una crudeza pocas veces empleada. Pero para darse cuenta de ese rasgo hace falta pararse a escuchar y no labrarse una opinión claramente superflua en base a ciertos elementos de cambio que sí, existen ,pero que contribuyen en todo caso a ampliar las miras y nunca a cerrar los ojos. Efectivamente todo esto ha supuesto para nosotros un reto que desde el principio hemos estado gustosos de asumir pese a todo.

Pese a la temática amarga de la mayoría de las letras de este disco, percibo en ellas ciertas dosis de positivismo en su trasfondo. ¿Me equivoco?

Claro que lo hay, siempre lo ha habido. Ambos elementos han compartido protagonismo en las letras de Habeas Corpus. Está claro que el realismo en el que se desenvuelven dejan poco espacio para el entusiasmo. Y es así porque la realidad contradice constantemente y de forma reiterada la posibilidad de dejarse llevar por espejismo fatales e irreales cantos de sirena. Encontrar pequeños puntos de luz y dejar aunque sólo sean algunas puertas abiertas al positivismo es casi una necesidad con el fin de no perecer ahogados en medio de una descripción ciertamente agobiante de cuanto nos rodea.

Si analizamos un poco el pasado de la banda, siempre os habéis caracterizado por ser descaradamente eclécticos. No hay más que  escuchar temas antiguos como Pompa Bronca, Murgas in paradiseAmerican way of lie (pertenecientes al N.N)  o M.Z.B. Incluso en el disco de Rarezas (muy reciente) hay algún tema como la versión de Poison que podría haber encajado perfectamente en O todo, o nada. ¿Por qué ha chocado tanto este último trabajo? Además  la gestación de Vindicatio supuso que la parcela musical más dura quedaba cubierta, sin que ello signifique que esta banda reemplace a HC…

Cierto, antes lo decía. Es precisamente la gente que más y mejor conoce nuestra carrera la que menos se ha visto sorprendida por este cambio de rumbo. Y es así porque conocen de sobra los no pocos cambios de timón que hemos dado en estos ya 18 años de existencia. Quizá quien más “defraudado” pueda haberse sentido a partir de la publicación de este último disco debería entender este rasgo que como digo no es nuevo sino que forma parte de la propia idiosincrasia de la banda. Quien en nosotros pretenda encontrar fidelidad y compartimentos estancos ha de saber que aquí no ha de hallarlo.

Hablando del N.N…más allá de las diferencias musicales con este O todo, o nada…¿se podría comparar aquel contexto (a nivel de reacción de seguidores) con el actual? Ambos discos se han diferenciado claramente de sus predecesores. Haciendo memoria….¿cómo reaccionaron vuestros seguidores en aquel momento, allá por el 98’?

Responder a esta pregunta supone hacer un vasto ejercicio de memoria. No, no creo que pueda establecerse un equivalente entre aquel momento y el actual. Posiblemente (ya digo que no recuerdo demasiado) hubiése quien ciertamente si pudo sentirse contrariado por un disco como aquel (NN) que vino a romper de alguna manera la disciplina creada a partir de nuestra primera maqueta (Sociedad Mecanizada) con aquella primitiva combinación de punk, hardcore y rap, al verse superada por la incorporación de nuevos elementos como el metal e incluso el mestizaje y demás, que tenían no poco protagonismo en aquel siguiente trabajo. En todo caso las reacciones fueron menos entusiastas y viscerales. ¿Por qué? Seguramente no fuese el motivo uno sólo. Quizá importaban más cuestiones de fondo y no tanto de forma. Quizá ese cierto eclecticismo era tolerado y hasta bien visto en los únicos ambientes en los que se desenvolvía el grupo entonces. Quizá había una mayor identificación y permeabilidad a nuestro mensaje lírico y musical. Quizá, simplemente el hecho de tener el grupo una más que mínima trascendencia hizo que las reacciones fuesen también mínimas y su trascendecia casi inexistente. Quizá simplemente haya que hacer mención a que en aquel tiempo las opiniones no se veían amplificadas por un medio de difusión tan poderoso como es internet, sino que permanecían inevitablemente ancladas y sumidas en el ámbito de lo privado. Que duda cabe que en el momento presente la seguridad que provoca el anonimato a través de la red ha contribuido de forma gratuita a la exaltación, la irritabilidad y la vehemencia de algunos. Las razones en todo caso pueden ser tantas como las personas capaces de emitir entonces y ahora una consideración al respecto.

“Habeas Corpus” y “grupo de riesgo” son dos términos inseparables. ¿Cómo le explicarías a las personas que todavía no conocen la idiosincrasia de HC lo que ello conlleva?

Habeas Corpus es nuestro nombre, Grupo de Riesgo nuestros apellidos. Esta especie de “coletilla” nació con la intención de encontrar una etiqueta propia lo suficientemente descriptiva en medio de un espacio común para nuestra manera de entender y conceptuar la música. La temática de nuestras canciones, nuestra propia actitud con respecto a la música y a nuestras inquietudes sociales y políticas, así como los espacios en que por aquel entonces (y todavía hoy) se desenvolvía nuestra tarea hicieron de aquel sobrenombre una especie de apéndice de nosotros mismos.

Posiblemente sóis, junto con los extintos Hechos Contra El Decoro, una de las bandas estatales que mejor ha sabido aunar música e ideales a través de un discurso convincente, consistente y diferente . ¿Nos podéis recomendar alguna banda actual que os convenza en ese sentido?

Me siento halagado por el hecho de que nos sitúes a ambos en el mismo saco. El contexto aquel fue único para que en Madrid y no sólo aquí, surgiésemos bandas como HCD o nosotros mismos, aunque hubieron más. Al margen de no pocas diferencias musicales todas entroncábamos con una serie de elementos, espacios y rasgos comunes. El eclecticismo musical que tú mencionabas antes era uno de ellos. Pero no olvidemos que ninguna de estas bandas hubiese aparecido en escena sin la existencia inmediatamente anterior en el tiempo de Negu Gorriak, que a nivel estatal sin duda abrieron el camino dentro al menos de los ambientes sociales más comprometidos. Ese que correspondía al ámbito de los centros sociales y los colectivos de barrio, a nuevas formas musicales, manteniendo eso sí, un discurso contestatario y de denuncia hasta entonces monopolizado prácticamente por los grupos de punk y hardcore. Siendo como es en la actualidad otro el contexto a casi todos los niveles, es lógico que no surjan grupos con idénticas características. Entre otras cosas porque lógicamente los referentes son otros. Lo cual no quiere decir que no surjan buenas bandas, algunas incluso combativas. Pongo por caso el ejemplo de EU LIBRE, que desde una perspectiva autogestionaria y utilizando el rap como herramienta dialéctica reivindica aquel enclave, incluso aquellas formas y actitudes. MENTE EN GUERRA, también y desde parecido prisma puede suponer un buen testigo de aquel legado.

Hice referencia a lo punzante que me resulta el discurso general del disco. Y hay una letra en concreto (la que da nombre al disco) que tiene la virtud de ser una de las letras que más puede llegar a incomodar al oyente, puesto que supone un ejercicio de empatía enfocado hacia una figura (la del terrorista) menospreciada por la inmensa mayoría. Se habla continuamente del peligro del terrorismo (o mejor dicho, de un determinado terrorismo), pero…¿no es más frecuente y cotidiano el miedo al matiz y al ir un poco más allá del mero encasillamiento entre buenos y malos?

Al oyente medio es muy difícil incomodarlo, puesto que el interés por lo que oye decrece en la misma proporción con la que crece su propósito acumulativo de “cosas” que llevarse a la oreja. No llegándose a crear fácilmente un vínculo entre el mensaje y quien debiera estar llamado a interpretarlo simplemente. Es decir, hoy por hoy el contexto es absolutamente desfavorable para según qué mensajes y muy poca gente quiere pararse a pensar, ya no en esto o en lo otro, simplemente pensar. Parecemos estar más preocupados por reproducir aquellos rasgos y elementos estéticos que por lo realmente trascendente, y en ocasiones mejor que sea así, a tenor de muchas de las cosas que se dicen. La coyuntura como digo nos es absolutamente desfavorable. Y con esto extiendo la respuesta en cierto modo a tu anterior pregunta. Esa actitud sin duda alguna certifica nuestra derrota.

En esta canción hago una invitación a la reflexión en un tiempo como éste, presidido por el más puro espectáculo, y en el que todos parecemos estar desorientados y eso pese a nuestro hartazgo o precisamente como conscuencia del mismo. Una invitación a redefinir no sólo conceptos sino también actitudes, valores y prácticas. Lo cual parece ser un intento estéril y baldío cuando como única reacción obtengo y descubro un comentario relativo a “si parecen Melendi”. Patético, ¿verdad? Evidentemente esta no es sino una consecuencia de los tiempos en los que vivimos y de la todopoderosa invasión que unos más y otros menos, pero todos padecemos en torno a lo ridiculamente cotidiano, que nos está llevando a una simplificación y una idiotización masiva y quien sabe si irreversible… o no. Dejemos de nuevo un poso de positivismo en medio de un diagnóstico tan crudo.

Lo que parece evidente es que en el mapa político local, tanto para unos como para otros, el terrorismo sigue siendo un juguete muy útil. Unos (mayoritariamente el PP) lo han utilizado como la excusa perfecta para no afrontar ciertos “marrones incómodos” que seguirán estando ahí, con o sin ETA. Otros (PSOE), además de para eso, ahora lo usan como trofeo para sacar pecho y marcar paquete. ¿Cómo creéis que se presenta el llamado “problema vasco” en este nuevo contexto?

Yo no me refería al tema de ETA. Pareciera que nunca hubiese habido en la historia de este país más conflicto político que éste. Es más, parece que no lo pueda haber, una vez ya superado el mismo. Todo lo cual es una mentira interesada. No, mi reflexión era mucho más amplia y absoluta, y por supuesto carente de siglas. Pero efectivamente, en este país ha habido por parte de muchos un claro interés por categorizar, amplificar y enquistar en el tiempo según qué hechos, con el fin de obtener rédito variado de los acontecimientos, y cuestionar cuando no omitir abiertamente la existencia de otros certeros o latentes. Es más, negar incluso la simple posibilidad de que los hubiése o de que pudiese llegar a haberlos ha sido, es y será para los gobiernos de turno una escrupulosa necesidad. Eso, ¿qué supone? Un nuevo fin de la historia, una nueva palada sobre un cadaver ya casi descompuesto a manos de quienes se encargan de diseñar y redifinir su concepto de acuerdo a su medida.


Antes hablaba de que desde el poder político se menosprecia un tipo estándar de terrorismo, pero se justifica otros. Hace relativamente poco, ZP aplaudió el asesinato de Bin Laden a manos del gobierno de EEUU. Y es algo que a la mayoría de los ciudadanos no sólo no le resulta bochornoso, sino que además aplaude…

Bueno, eso ha existido siempre: la doble vara de medir, el doble rasero y la interesada opinión según quién sea el emisario. Algo lógico y predecible por parte de las autoridades, no tanto cuando es el pueblo quien hace suyas determinados posicionamientos, carentes en su totalidad de espíritu crítico y ausentes de una opinión autónoma. Lo cual les hace situarse en contra de sus propias necesidades, pero es que es vertiginoso el lavado de cerebro al que puede decirse que desde siempre estamos siendo sometidos y contra el que cada vez se nos hace más dificil luchar, carentes como estamos de toda cultura y práctica de la rebeldía. Estamos como estamos sumidos en esa otra falsamente hedonista y que rehuye del conflicto en beneficio de un cierto confort. Si a todo eso le unimos la atmósfera de miedo que parece dominar nuestros cada vez menos y mas pequeños ámbitos de actuación social, se entiende la docilidad y la sumisión en torno a la cual giran y se desarrollan nuestras vidas. Y de ahí a asumir un discurso que de otro modo nos sería impropio, sólo va un paso. Un paso que diariamente damos.

Intuyo que HC va por otros derroteros, pero me gustaría conocer vuestra opinión acerca del Movimiento 15-M. ¿Cómo lo analizáis? ¿Verdadera revolución? ¿Un imprescindible punto de partida? ¿Simples buenas intenciones con demasiado protagonismo a través de retweets y de Me gusta en Facebook?

Yo personalmente extraigo una lectura inicialmente positiva de este hecho, y es el de la manifestación pública del hastío con respecto a las maneras y formas de hacer política en este país. Y por lo que se ve y dada la extensión del movimiento, podría decirse que también en el resto del mundo occidental cuanto menos. Esa materialización de la queja es oportuna en tanto que es real, y gracias a estas expresiones puede empezar a cuantificarse. Además, el hecho de que en gran medida se haya tratado de un movimiento espontáneo y no teledirigido le confiere una validez y una autonomía que me lleva a entender que su potencial puede llegar a ser mucho y muy importante. Si todo este movimiento es capaz de seguir creciendo más allá del boom inicial propiciado en gran parte por los medios, y de consolidarse en torno a una serie de pautas y formas libres de dirigismos y politicismos de carácter institucional, se me antoja que puede llegar a convertirse a la larga en el germen de algo realmente trascendental. Si por el contrario este movimiento no consigue la implicación seria cuantitativa y cualitativamente hablando, así como la participación real y necesaria para que esto pueda darse, y todo pasa a quedarse en una revolución más virtual que real propia de este tiempo, me temo que no pasará de ser mas que una nueva y novedosa oportunidad desperdiciada.

Siempre te has declarado abiertamente anarquista. Normalmente se suele banalizar mucho dicho término, otorgándole siempre las mismas etiquetas peyorativas , dando a entender que ser anarquista  es sinónimo de estar tirado a la bartola viéndolas venir mientras te drogas y escribes con K. Teniendo en cuenta, además, que tus letras reflejan claramente unos principios que están en las antípodas de todos esos topicazos…¿no te genera impotencia y desgaste que haya tantos obstáculos a la hora de que se de carpetazo a ese tipo de comentarios tan arraigados en nuestra sociedad?

Te corrijo, no siempre me he posicionado a favor del anarquismo. Mi pensamiento, de hecho, ha evolucionado en esta dirección, pero sí que puede decirse que mi interés es absoluto en los últimos años por estos postulados que hacen mención y abarcan considero, que todos los ámbitos de la vida privada y social de las personas. En torno a ellos trato de adaptar en lo posible mi pensamiento, mi actitud y mi propio comportamiento, aun siendo consciente y tratando de resolver todas las muchas contradicciones que personalmente eso me genera. Por eso duele tanto la definición comunmente deforme y peyorativa que suele hacerse de esta ideología en su conjunto. No es algo nuevo, puesto que desde siempre se ha visto criticada, vilipendiada, negada y hasta perseguida por el resto de ideologías que competían entre si en vileza y autoritarismo. Bastaría hacer un recorrido por la historia para darse cuenta de ello. Y todo con el ánimo de demonizarla en unos casos y de ridiculizarla en otros, ya sea por desconocimiento o por un claro propósito deslegitimizador. Los pretextos han sido muchos y muy variados. La propia reivindicación solamente formal y sobre todo estética que algunos sectores marginales han hecho del mismo (sobre todo en los últimos tiempos) ha contribuído lamentablemente a conferirle a esta ideología unos rasgos francamente decadentes y perniciosos; lo cual ha animado aun más al recelo y por tanto al estancamiento cuando no claro retroceso de todo su ideario y con él de su verdadero potencial. Seguramente pueda hacerse también autocrítica al respecto desde aquellos sectores que nos son propios por no haber sido capaces en el tiempo de proteger y transferir adecuadamente sus verdaderas cualidades. Pero más allá de cualquier consideración en dicho sentido me atrevo a acusar al piesnegrismo, al azagrismo, al punkarreo…  como muestras evidentes de aquellos elementos patéticos que la han profanado y simplificado hasta vaciarla de todo contenido emancipador en beneficio de aquellos otros rasgos que más tienen que ver con la vanalidad, la autocomplacencia, la autodestrucción y la propia decadencia. Lo cual es decepcionante y hasta insultante para quienes vemos en la Idea una pauta ineludible de comportamiento al más alto nivel, en lo personal y en lo social, como decía antes, y por tanto con trascendencia en lo político y lo económico (es decir, en todo).

También se escucha mucho aquello de que es imposible ser consecuente al cien por cien con unas convicciones tan férreas como las de HC. Es más, en el inconsciente colectivo del ciudadano medio está muy interiorizada aquella máxima que afirma que la madurez personal de los individuos debe ir unida a la idea de aceptar  la realidad y resignarse a ella, renunciando a los  “ingenuos” deseos de cambio. Y ya no me refiero al hecho de pagar una hipoteca y cortarse el pelo, sino a aspectos más ideológicos. ¿Qué le dirías a esas personas?

Así es, pretender ser consecuente al cien por cien teniendo en cuenta nuestro ámbito de vida (hablo del de la mayoría de personas), y dadas las circunstancias en las que éstas se desarrollan, además de poco probable resultaría frustrante. Perseguir ese objetivo se convierte en algo así como el propósito de alcanzar una meta imposible aunque no por eso renunciable. Nosotros podemos ser tercos, tozudos y tenaces, pero la realidad y con él todo nuestro entorno lo es aun más. Sinceramente, considero que hoy por hoy nuestra máxima aspiración pasa por adaptar nuestra vida en su día a día a aquellas formas que nos acerquen más y mejor a aquellos propósitos últimos que perseguimos y que entendemos como ideales, ajustándolos en la medida de lo posible. Cierto que esa consideración última es en cada caso personal y subjetiva, de ahí la importancia que tiene la voluntad y la determinación de cada uno. La renuncia en todo caso nunca ha de ser un acto voluntario sino en todo caso sobrevenido y precisamente por eso mal llevado y nunca del todo aceptado, y mucho menos de buen grado. La suma de esa negación y su puesta en común quizá pueda constituir en algún momento de la historia un principio de cambio personal a la par que global para quien así obre y un final para quien o quienes pretendan oponerse al mismo. La resignación es un argumento mil veces planteado como necesidad, sin embargo para nosotros debiera ser tarea ineludible el tratar de rechazarla no sólo teóricamente sino también en la práctica, asumiendo un compromiso propio y siempre con el máximo de argumentos reales. Se me ocurre que esa es la mejor defensa que existe contra la imposición de valores y formas que nos son contrarias y sin embargo día a día se tratan efectivamente de apropiarse de nuestras vidas.

¿Nunca se te ha pasado por la cabeza la idea de publicar algo estrictamente literario con la libertad que eso supone? Cuando hablo de libertad me refiero al hecho de que, por muy bueno que sea uno escribiendo letras, el formato canción va unido indefectiblemente a unos límites que no se pueden sobrepasar por una mera cuestión de tiempo/espacio…

En más de una ocasión me lo han sugerido y hasta yo mismo he tenido la tentación de quererlo hacer en algún momento, pero por una razón u otra siempre he terminado por desestimar mis propias intenciones. No quita para que en algún momento me atreva y lo quiera hacer, pero de momento todo mi interés literario en ese sentido se reduce básicamente a los estrechos límites que conlleva escribir canciones. Estrechos en cuanto a estructura no en cuanto a propósitos, que lógicamente son muchos, claros y diversos.

Volviendo a lo estrictamente musical. ¿A la hora de afrontar el directo con qué registro vocal te sientes más cómodo, teniendo en cuenta que a lo largo de los diferentes discos has ido jugando con varios?

Yo cómodo no me siento ni en la cama. ¿Te refieres a si me siento más cómodo utilizando una tesitura más melódica, o por el contrario más extrema? Sinceramente, depende del día. Mira, considero, que mi voz se ha ido ajustando en lo posible y en cada momento a las propias circunstancias estilísticas que decidíamos adoptar en el grupo. Y si bien mi empeño se ha ido adaptando a las mismas, mis propias aptitudes han puesto el límite no siempre donde yo hubiése querido, es la verdad. Dicho lo cual he de añadir que en términos generales me siento áltamente satisfecho por el resultado obtenido, tanto a nivel particular como general, en lo que a todo el grupo se refiere. Decir que siempre he querido ensamblar de la mejor manera posible mi voz en el conjunto y contribuir a proporcionarle la solidez y la robustez necesaria, tanto a la hora de afrontar nuestras ya numerosas grabaciones, así como nuestra amplísima lista de actuaciones en directo. A ese propósito último es al que siempre y de manera decidida hemos querido contribuir todos los que en un momento u otro hemos formado parte de la banda, no digamos los que desde un principio hemos estado aquí dando lo mejor de nosotros mismos.

En La escuela es sistema atacáis el enfoque erróneo que se le da a la escuela, como si se tratara de una especie de mili que prepara a los niños para convivir en un mundo de mierda. Considero que se trata de un problema de fondo que está enquistado más allá de quien gobierne. Yo soy educador y estoy de acuerdo con el contenido de la letra. De hecho hay escuelas alternativas que critican lo mismo que critica la canción (se me viene a la mente el ejemplo de la escuela La Cecilia, en Argentina) ¿Qué modelo educativo defendéis?

Esta es una canción que ha hecho reaccionar a ciertos elementos de la comunidad educativa, que han creído verse situados en la diana. Al menos a tenor de  algunos comentarios críticos que he recibido en torno al contenido de la misma, pero no por ello mi opinión ha variado en terminos sustanciosos. Más allá de loables excepciones y ejemplos privados de voluntarismo y esfuerzo para que esto no sea así, insisto en afirmar que tal y como está concebido el sistema educativo en su conjunto, éste está diseñado para encorsetar las aspiraciones y deseos de quienes se ven sometidos al mismo. Es tal el reduccionismo en el que se ven sumidos todos sus partícipes, tanto prefesorado como alumnado, que su frustracción termina por ser mayúscula. Al menos considero que lo es para quienes no reducen todo a la mera acumulación de títulos ni a la justificación de un sueldo. Está muy claro que el actual sistema educativo supone un engranaje más dentro de la maquinaria de la cual se nutre y a la cual sirve. Todo intento de reformismo del mismo será vano mientras su dependencia sea como es absoluta. Del mismo modo que la política está absolutamente supeditada a los mercados, la educación también lo está y como tal no hace más que responder a sus necesidades y solicitudes.

En La democracia es una farsa hacéis hincapié en el miedo que hay a probar otros caminos que se salgan del camino diseñado y marcado por el sistema democrático. ¿Es el miedo al cambio (ya sea en la escuela o en el Sistema, ya que es extrapolable) la consecuencia de una desconfianza sincera en el ser humano o realmente el problema es que los que mandan confían demasiado en nuestras capacidades y por eso nos prefieren dormidos? ¿De verdad la escuela cree que los niños son imbéciles o realmente teme su inteligencia? El caso de la escuela alternativa que mencioné más arriba deja en evidencia, a través de sus buenos resultados, a muchas de las personas que se excusan en la dificultad que conlleva toda transformación radical y global.

Efectivamente, considero que el actual sistema no es sino la suma interesada y decidida de no pocas farsas aplicadas en los más diversos ámbitos, estando todas ellas destinadas a un mismo propósito común y único, que no es otro que el sostenimiento del actual estatus basado en la desigualdad básicamente. Cualquier elemento que contribuya a prestar robustez y solidez al mismo será explorado y magnificado por sus gestores. La escuela, la familia (no en todo, pero sí en su sentido más negativo), la fábrica, el tajo, la universidad, la ciudad e incluso las relaciones personales. Éste, interesado en conservar fieles cualquiera de ellos hará cuanto esté en su mano, y desde todo cauce, con el firme propósito de mantener dicha inalterabilidad. Bien negando y desestimando toda propuesta alternativa que los pueda poner en riesgo, o bien persiguiendo y reprimiéndolos en el caso de todas aquellas propuestas que pretendan atacar de raíz los valores y estímulos que le dan forma.

En esa misma canción das a entender que la abstención es la única respuesta ante el circo de la democracia. ¿Qué pensáis acerca de esa otra idea tan arraigada en nuestro tiempo que afirma que las personas que no votan (sea al partido que sea) no tienen derecho a quejarse?

No sé si lo doy a entender, lo que si sé es que esa es mi postura clara y rotunda con respecto al circo electoral y lo que de él mismo se deriva. Ese pensamiento cuando es consciente y decidido, y además está argumentado a la contra cobra peso; al menos esa es la idea que me lleva a distinguir el abstencionismo como un poscionamiento político claro de aquel otro que no incorpora posicionamiento alguno más allá del rechazo, incluso el pasotismo. De ahí que personalmente rechace el argumento aquel que pretende excluirme, no ya de la toma de decisones (de la cual me excluye diariamente el parlamentarismo) sino de mi derecho a la queja o hasta a la simple opinión. Un propósito comunmente extendido, dado que la llamada democracia formal adopta este tipo de comportamientos y actitudes excluyente y hasta tiránicas descubriendo su verdadero rostro con demasiada facilidad. Sin ánimo de entrar más allá de lo expuesto en hacer disgresiones más o menos elaboradas en torno a esta primera forma de abstencionismo que yo defiendo, sí podría decirte que a quien contra mi esgrima semejante argumento le invito a comerme la polla por debajo del culo.

¿Cómo fue volver a trabajar con Nano?

Nano es un amigo, y lo digo en términos de presente. Él ha formado parte de la historia de Habeas Corpus y su legado es parte del nuestro. Ha sido lo más lógico y normal del mundo, y no sólo eso sino que además nos fue muy grato volverlo a hacer.

En Nacida para ser de un salvaje o Ni una más haces hincapié (desde prismas diferentes y complementarios) sobre la lacra del machismo. ¿Cómo ves medidas como las del PSOE que abogan por la paridad desde la imposición? Puede que incluso partan de buenas intenciones (yo lo veo como algo más de cara a la galería) pero…. ¿no pueden ser contraproducentes en el sentido de que lo único que se consigue es que se reafirme ese sentimiento machista a través de ese “proteccionismo” artificial?

Se da por parte de algunas instituciones (entre las que se cuentan los partidos, y de entre ellos sobre todo los “más progresistas” ) un mayúsculo empeño reparador al respecto. Resultado, no sé si tanto de un propósito suyo de hacer justicia según dicen ellos, o de un sincero sentimiento de culpa, o bien simplemente como consecuencia de un mero gesto a la galería. Todos esos argumentos a mi entender resultan igualmente nocivos por equívocos y hasta ridículos. La paridad no puede nunca medirse en términos de escaños, de sillones, ni de altos cargos. Ese argumento defendido por el llamado Feminismo de Estado es una insensatez y le hace un flaco favor a la propia condición de la mujer oprimida como tal. Por eso me decanto por definirlo como una medida puramente estética inmersa dentro del patético y débil esquema de lo políticamente correcto. Quien de entrada atribuya a las mujeres mejores atributos o capacitaciones para la política o la empresa por el mero hecho de cual sea su género creo que se equivoca. Por más que la busco no le encuentro por ningún lado esa mayor receptibilidad emocional a una Tatcher, ni siquiera a una Esperanza Aguirre o a una Rita Barberá, igual me da una Carme Chacón; y ellas también son mujeres mas allá de sus trajes de chaqueta. Si alguien se satisface con que en virtud a esa especie de discriminación positiva institucionalizada, sea una ministra en lugar de un ministro quien certifique cada mes su condición de parado o sea una solemne jueza en lugar de uno la que le envíe a prisión (habría mil ejemplos) bien por él y por ella, pero que sepa que se contenta con muy poco y que no creo que esas medidas puramente testimoniales supongan solución alguna, sobre todo para aquellas mujeres que sufren situaciones de desigualdad y hasta de maltrato integral. ¿Por qué diez ministros y otras diez ministras? ¿Por qué no veinte ministras? Personalmente y mientras unos y otras, otras y unos, queden expuestos colgados de un pino junto a todo su séquito de pelotas y lameculos… por mi, perfecto.

Al igual que en  O todo, o nada, en Sóis ejemplo volvéis a hablar acerca de un colectivo (el de los presos) que no goza de ningún tipo de simpatía. ¿Consideráis como una señal de mediocridad que un alto porcentaje de ciudadanos no sean capaces de reconocer que incluso un preso tiene todo el derecho del mundo a “disfrutar” de unas mínimas condiciones de vida?

Los presos, más allá de sus círculos más inmediatos de actuación y apoyo nunca, en ningún momento, han gozado no ya de la simpatía, ni siquiera de la consideración de las mayorías. Siempre se les ha visto más como unos apestados, incluso como unos monstruos unos, desgraciados en el mejor de los casos. En fin, más como un deshecho que como simples personas cuyas circunstancias personales y sociales les han terminado por llevar a su situación. Si eso es un síntoma de mediocridad no lo sé, lo que si sé es que semejante actitud no supone sino la absoluta garantía de que mientras ese planteamiento se mentenga estático nadie será capaz de cuestionar debidamente y de forma definitiva el actual estado de las cosas a cualquier  nivel, puesto que nos hace permanecer inoperantes. Y es así porque mientras se conserve ese esquema mental nadie osará contradecirlo y convertirse (sería lo más probable) en parte de eso que se considera como digo un deshecho. La política del miedo es la más recurrente y se impone tanto dentro como fuera de las cárceles. Hay un dicho que resume a la perfección cuando trato de transmitir en este sentido y que dice lo siguiente: “el miedo guarda la viña”.

Vuestras canciones son una buena excusa para aprender. O al menos suponen un empujoncito para conocer a diversos personajes e historias y luego ya decidir qué se piensa al respecto. De hecho recuerdo que supe de la existencia de Noam Chomsky gracias a la canción en la que le rendisteis homenaje en el 98. ¿Estáis de acuerdo con la frase de Bertolt Brecht que afirma que el arte debe aspirar no sólo a contar la realidad, sino también a transformarla? ¿Hasta dónde llega el poder de una canción?

Desde luego que estoy de acuerdo con Brecht y con cualquiera que asuma que su labor artística, digámosle, debe si no estar únicamente destinada a transformar la realidad, sí al menos a contribuir a crear un estado de opinión favorable al cambio, capaz de procurarlo aunque no pueda ni tenga que ser de forma inmediata. Nosotros estamos dentro de esa segunda concepción. Y nuestra música, y en particular mis letras en lo que a mi se refiere, no hacen sino atestiguar esas inquietudes, deseos, críticas, dudas, esperanzas y anhelos que desde siempre han estado en mi cabeza. El grupo no me ha convertido en algo que no fuese con anterioridad, simplemente me ha servido para hacer públicas y poder compartir con los otros todas esas cosas. Si en algo he contribuído a un aprendizaje positivo lo celebro, y le invito a que no deje nunca de hacerlo a través de grupos, de escritores, de experiencias ajenas pero también propias… de todo y de casi todos, del mismo modo que celebro estar yo haciéndolo diariamente de otros y otras que me hacen sentir más sabedor de cuanto me rodea y cuanto aquí ha acontecido, algo que me parece fundamental para entender la actualidad del presente. Pero tampoco por ello obviamos el componente lúdico, incluso comercial de todo cuanto nos rodea. Sería no sólo muy pretencioso sino injusto por mi parte referirme ahora a Habeas Corpus como un colectivo político-musical. Y lo sería porque semejante categoría tiene unas connotaciones excesivas por grandilocuentes. Pero igual que digo eso, también digo que el posicionamiento político al respecto de la realidad en la cual se desarrolla nuestro trabajo y nuestras vidas es algo ineludible para todos nosotros y por ello ha estado, está y estará siempre presente no sólo en nuestras letras sino en todo lo que tenga que ver con nuestro propio proceder como banda.


Más allá de que hicierais una versión del Tommy Gun y de que en las fotos promocionales del último disco aparece otro guiño al grupo, ¿ha sido The Clash una influencia fuerte para vosotros? Salvando las distancias, veo más de un punto en común entre ambas bandas: valentía a la hora de apostar por el eclecticismo, un claro énfasis en el mensaje (me resulta imposible imaginarme a cualquiera de los dos grupos prescindiendo de su mensaje ideológico)…

Aunque prácticamente con mi anterior explicación he respondido a tu pregunta, sí debo decirte que The Clash es un referente musical indiscutible, directa e indirectamente, no ya para nosotros, creo que para cualquier grupo que haya considerado en algún momento su música como un arma arrojadiza. El bautizado por ellos “rock de combate” ha sido más que una etiqueta un estímulo para los que hemos querido recorrer, cada uno con su pequeña parte de fortuna, ese mismo camino. Valoramos hasta donde conocemos su actitud, así como su legado musical plagado de grandes canciones que van desde lo emocional a lo sangrante. De The Clash no debería hablarse más de lo ya mucho que se ha dicho. ¿Para qué? Debería simplemente escuchárseles y aprender de su música…

¿Os está costando conectar con las nuevas generaciones? No sé cuál es vuestro caso en concreto y mi percepción puede que sea subjetiva, pero sí noto que a nivel general la escena alternativa estatal no ha conseguido conectar con el nuevo público de la misma manera que antes. ¿Cómo veis la situación desde dentro?

¿Te refieres a las del PP? No tenemos constancia de haberlo llegado a hacer, aunque no consideraría inoportuno conectarle a cualquiera de ellos un buen gancho (por supuesto, de derecha). De esto ya creo haber hablado en alguna de mis anteriores respuestas, pero no obstante y por entrar un poco más en detalle sí creo que en la actualidad hay un notable defícit en lo que respecta a los grupos de nuestra índole; es decir, grupos de música capaces de posicionarse y de suscribir un mensaje ideológico más o menos elaborado y que escape de cuatro eslóganes manidos y reiterados hasta la necedad. Tampoco el circuito de centros sociales en el cual nosotros surgimos con la consabida fuente de oportunidades existe en estos momentos, no al menos en toda su dimensión. Discográficamente la situación es desastrosa, internet ha contribuído a la difusión y al almacenamiento, y con ello a la extrema saturación, lo que ha traído como resultado un descarado desinterés. También considero sin saber muy bien por qué, que la receptibilidad por parte de los chicos y chicas más jóvenes es menor. No los culpo, simplemente es una valoración personal el hecho de decir que permanecen impermeables a según qué mensajes. Quizá exista también, porque no decirlo, un cierto desfase generacional. El contexto a todos los niveles nos es desfavorable, lo cual no quiere decir que no haya hueco para los que nos mantenemos dentro de esas coordenadas. De ser así ahora muy probablemente no estaría aquí hablando de esto o de estar haciéndolo tendría que hacerlo en otros términos. Considero como tantos que la historia tiene un importante componente cíclico y creo que muy a pesar de la tan manida crisis o quizá merced a ella ese interés no sólo se despierte sino que se renueve y además con más bríos y mucha peor ostia.

¿En qué punto están vuestros proyectos paralelos?

En la recámara, como siempre…

¿Qué significa Vallekas para vosotros?

Vallekas es el barrio en el que algunos de nosotros vivimos y por tanto lo sentimos parte de nosotros mismos. Cierto que tiene rasgos identitarios propios, incluso de carácter. Vale que tiene una trayectoria y una importante historia asociativa detrás. Vale que “mola”, pero de ahí a concurrir a su mística y atribuirle casi rasgos mitológicos va un trecho. Esto no es la “pequeña Rusia”, ni un vergel ni un oasis en medio de la jungla del mercado; aquí y lo siento mucho por la canción, no sé prepara la revolución, aquí se consume y se pasa por el aro. Como dice mi madre: “aquí como en todos lados el que tiene come y el que no mira al sol”.

Por mi parte nada más. Simplemente agradeceros la paciencia y añadir que ha sido un placer poder contar con vosotros para estrenar la web. Por razones obvias era fundamental que Habeas Corpus estuviera presente…

¡¿Ya?!  ¡¡¡Te habrás quedado a gusto…!!! (risas). Todo un placer. Gracias por la invitación. Estoy encantado de inaugurar de algún modo este nuevo proyecto tuyo y de contribuir en toda su dimensión a la difusión de ideas que estoy seguro serán compartidas por al menos algunos de tus seguidores y quien sabe si debatidas por algunos otros. Ojalá que así sea. Toda la suerte del mundo en esta nueva andadura. Un saludo mío y de toda la banda. Salud y fuerza.

JOAQUÍN STRUMMER